Cómo pensar en tu cliente

No hay curso de marketing ni libro sobre el tema que no termine con la siguiente máxima: Piensa antes en el cliente. ¿Pero cómo lo hago?

Lo más fácil de asimilar es la realización de un estudio de mercado. Tanto se ha machacado en los últimos tiempos sobre este punto que de una forma u otra ya lo tenemos interiorizado. El estudio de mercado nos da una dirección por la que caminar, una diana a la que apuntar.

Y después, ¿cómo seguimos pensando en el cliente?

Tras la presentación de nuestro producto al mercado y la aplicación de nuestro plan de marketing, hay que someterlos a todo tipo de pruebas con el fin de testar su idoneidad o su necesidad de cambios con el fin de llegar mejor al cliente.

¿Y después? ¿Cómo puedo pensar más en el cliente?

Los vendedores pueden hacer mucho más aún. Si son capaces de hacerse expertos en el negocio de su cliente, si tienen talento para generar sinergias, si tienen la destreza de empatizar con el cliente así como con las personas que le rodean y, sobre todo, son hábiles en diseñar soluciones ad-hoc para cada oportunidad que se les presente, sin duda el consumidor se sentirá arropado y le elegirá como proveedor.

Pero ahí no acaba todo. Más tarde tendremos que fidelizar ese cliente. Habrá que lograr convertirnos en su partner, ser parte de su propio negocio, que nos tenga en cuenta a la hora de hacer cálculos y presupuestos.

Pensar en el cliente es la gran estrategia de una empresa. De ella derivan las demás. Quien se aleje de esta forma de actuar reducirá todas sus probabilidades de éxito. Por eso es tan importante. El consumidor es el objetivo y sobre él se construye nuestro negocio. ¡Piensa siempre en él!

Tags: , , , , ,

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *