Agente comercial. Contrato de Agencia. Ley 12/1992

El contrato que se firma entre un agente comercial y la empresa que va a representar se llama Contrato de Agencia.

Esta relación contractual está recogida en la Ley 12/1992, de 27 de mayo, sobre Contrato de Agencia, que es la transposición de  la Directiva Europea 86/653/CEE de 18 de diciembre de 1986.

Naturaleza y características del agente comercial.

¿Cuál es la diferencia entre “intermediario de comercio” y “agente comercial”? La consulta vinculante Nº V2281-10, con fecha de salida 22-10-10, realizada a la Secretaría de Estado de Hacienda, diferencia la actividad profesional del agente comercial respecto a la actividad empresarial del intermediario de comercio. Esta consulta dice:

“Se califica como profesional la actividad realizada por el mediador mercantil cuando se limita a ofrecer al comercio o a los particulares, por medio de muestrarios, catálogos o anuncios, los artículos o efectos de las casas representadas, sin que, en ningún caso, el mediador pueda almacenar mercancía, exponerla en establecimiento abierto al público, entregarla o cobrar su importe”.

La descripción concuerda con la actividad de un profesional autónomo, aunque la Ley 12/1992, en su Artículo 1, resuelve que un agente comercial puede ser tanto una persona natural como una persona jurídica.

La independencia del agente comercial es una atribución especialmente protegida en el Artículo 2 de la Ley de Contrato de Agencia, donde se declara que el agente no podrá tener una relación laboral con la empresa representada. Por su parte la empresa tampoco podrá organizar la actividad profesional del agente ni exigirle un horario.

El contrato de agencia: el contrato de los agentes comerciales.

La Ley está redactada de forma que bien puede servir como guión para la confección del contrato de agencia. De hecho, en CoVentaria recomendamos siempre partir de la Ley para definir las condiciones generales y añadir las particulares en anexos adicionales.

La Ley 12/1992 deja pocas variables con las que jugar:

- Área geográfica.
– Productos o servicios a promover.
– Duración del contrato.
– Herramientas de venta y documentación exigidas por la empresa.
– Persona natural o jurídica.
– Promover y concluir acciones de venta o sólo promoverlas.
– Asumir o no riesgo y ventura.
– Utilización o no de subagentes.
– Actuación por cuenta de varios empresarios.
– Remuneración fija, variable o ambas.
– Fechas de cobro.
– Reembolso de gastos.
– Limitaciones para trabajar con la competencia de la representada.
– Duración de dichas limitaciones.
– Variables particulares para cada situación.

El agente colegiado.

Es siempre recomendable elegir a un agente comercial colegiado. Además de seguir un código deontológico, al menos tendrá aseguradas algunas coberturas y tendrá acceso a formación e información para estar en plena forma.

Existen colegios en todas las provincias y en algunas más de uno. Se pueden acceder a todos ellos a través del Consejo General de Colegios de Agentes comerciales de España.

¿Quieres que te ayudemos?

Tags: , , , , , ,

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>