Huele a tiburón

¿Te acuerdas de las películas Glengarry Glen Ross y Boiler Room? Ambas denuncian técnicas de venta basadas en la presión.

El final del siglo pasado fue propicio para estas prácticas. Se han usado en todo tipo de negocios. Sobre todo en los más fraudulentos (esquemas piramidales, subprime). Todos hemos conocido a algún vendedor de este tipo que nos ha hecho huir.

Han vuelto.

La mala noticia es que están apareciendo de nuevo. Las condiciones laborales propician el resurgimiento de esta forma de venta. Bajo el ensueño de la infinita comisión y el éxito desmedido, fundamentado en manidos esquemas psicológicos e historias de oscuros gurús, las empresas sin escrúpulos lanzan a sus jaurías a la caza de incautos. Se les reconoce por su nula capacidad para escuchar y la creciente impaciencia. Su objetivo único es el cierre. Tus legítimas dudas son sólo barreras a sortear. En el mejor de los casos tendrán alguna formación sobre el proceso de ventas, pero no sabrán absolutamente nada de ti. Ni les importa. No quieren hacer negocios, sólo tu firma.

No te fíes.

Esta forma de comercializar productos no tiene nada que ver con la honestidad ni con la confianza. Ellos no pretenden construir relaciones a largo plazo. Mucho menos fidelizar. Nunca serás su cliente, si acaso un sufrido pagador. Te sentirás engañado y posiblemente estés en lo cierto.

Usa las redes. Consulta y contrasta información. Acude a un asesor si fuera necesario. Recuerda que eres el único dueño de tus decisiones.

¿No lo notas? Huele a tiburón que espanta.

Tags: , , , , , , ,

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el contenido del post: se percibe en el ambiente. Otro daño colateral que provocará su retorno es manchar la reputación de la digna, antigua, noble y necesaria profesión de vendedor. Las generalizaciones por las que metían a todos los miembros de la disciplina en el mismo saco también volverán junto con estas prácticas. Habrá que seguir luchando para que todo el mundo sepa distinguir a un profesional cabal de un “granuja de medio pelo”. Un cordial saludo.

  2. Hola Adrián. Ya lo estuvimos comentando contigo que estas prácticas han venido para quedarse. Por eso hacen falta blogs como el tuyo que informen y contrasten. Cuantos más haya mejor. No podemos quedarnos de brazos cruzados.

    Gracias por la visita. Un saludo

    Fco. Muñoz

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *