Cómo crear futuro

Estamos todos intentando conocer el futuro de los negocios. Todo se está transformando tan rápidamente que no hay empresa que no se dé un golpe en la frente.

Pero lo más nefasto no es adivinar qué viene de camino, sino lo que nos cuesta avanzar. Da igual el tamaño de las organizaciones. Tenemos alma de caracoles. Somos incapaces de movernos aunque estemos al borde del volcán. Ni siquiera nos percatamos de lo añejos que nos estamos volviendo. Seguimos trabajando en líneas que no nos aportan nada.

Un ejemplo: aún se sigue calculando el coste de la visita, como paso previo a calcular el coste de la venta. ¿Pero qué visita? ¿La de presentación de la empresa? ¿La videoconferencia? ¿El chateo por Facebook?

Otro: todavía hay empresas donde se rellenan formularios de venta en papel, cuyos datos no terminan en la flamante herramienta CRM o en el super-costoso ERP, porque “se pierden muchas horas en meterlos”. (¡Grrrrrrr!)

Es momento de sentarse un rato, lejos de la oficina, y reflexionar sobre las actividades que realmente nos llevan hacia las ventas. Puede incluso que lleguemos a la conclusión de que no necesitamos comerciales. O peor aún, de que somos nosotros los innecesarios. Mareante, ¿verdad?

¡Tranquilidad! No nos apuremos. Hay luz más allá de nuestros nubarrones. El camino nos lo están mostrando las empresas tipo startup: corto plazo, pruebas de pequeño coste, globalización, tecnología, formación constante, valores, medición, búsqueda de nuevos nichos, CRM, ERP, BI, redes sociales, marketing muy personalizado, networking sin descanso, …

Hay mucho margen para el desarrollo y mucho trabajo por delante. Hay que hacer una crítica feroz de lo que ofrecemos, de cómo lo hacemos, de cómo nos ven y de por qué no nos compran más. Más tarde desmenuzar cada una de las tareas que realiza nuestra empresa, cada puesto de trabajo, cada herramienta que usamos, y ponerla en cuestión hasta que nos convenzamos de que de verdad, de verdad, son imprescindibles.

Pongámosnos en marcha. Pequeños cambios, medir y estudiar resultados. Luego otro cambio y cuando veamos mejoría, otro más. Los resultados rápidos aportarán seguridad y confianza. El movimiento más resultados. No, no es infalible pero, ¿qué otra cosa puedes hacer? ¿Esperar un poco más?

Ponte a trabajar, amigo. Esto no ha hecho más que empezar.

(Autor foto: Rhys Asplundh en Flickr)

 

Tags: , , , ,

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *