Ventas y trincheras

Es muy frecuente que a la línea comercial se le llame trinchera. Algunos piensan el nombre proviene de ser la primera línea de contacto con el cliente, pero trinchera tiene más que ver con aspectos defensivos que ofensivos. De ahí que no nos guste esa definición.

En las trincheras se resiste y se defienden posiciones. Hay trincheras cuando hay enemigos. ¿Es un cliente un enemigo? ¡No, jamás!

Mira mejor a tu alrededor. El adversario está más cerca de lo que piensas. En ningún caso el cliente. Si te encuentras en una trinchera, algo va mal.

Es cierto que en las trincheras se forjan líderes, pero a un alto coste: desmotivación, cansancio, bajo rendimiento, rotura de las líneas de mando, caras acciones de supervivencia … Las trincheras no son recomendables nunca.

Por contra, cuando hay una meta atractiva, una estrategia bien desarrollada, un equipo con garra y un líder comprometido, que empiece a cavar la competencia.

¿Estás en una trinchera? Cuéntanoslo.

 

(Autor foto: thompsoe en Flickr)

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *