Más allá del umbral de rentabilidad

Alcanzar el umbral de rentabilidad de un negocio es una buena noticia. Mucho mejor sería que la curva de crecimiento fuera lo suficientemente esperanzadora como para ahuyentar peligrosas recaídas, pero en cualquier caso siempre es motivo de alegría y también de incertidumbre. Una vez llegado al punto muerto hay que hacerse al menos tres preguntas:…
Leer más